Madre mía, qué bonito, qué tierno, qué sentimiento... Sólo falta Celine Dion