Deberíamos aprender de los niños